1Q84 - Haruki Murakami


Hace algunos días acabé de leer por segunda vez quizás una de las obras más complejas hasta la fecha del escritor nipón. Por si hay alguien que no lo sabe, 1Q84 es una trilogía (aunque realmente la denominación de trilogía viene de que la historia está divida en tres partes bien diferenciadas), que se publicó en nuestro país hace ya un par de años. Como bien dice la sinopsis de la novela, en japonés, la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian kyu, de manera que 1Q84 es, sin serlo, 1984, una fecha de ecos orwellianos, siendo quizás uno de sus principales atractivos (por lo tanto, si queréis leer la novela, os recomiendo haber leído la obra de Orwell antes). Y es que la acción de 1Q84 efectivamente transcurre en el año 1984, pero no precisamente ese 1984 que Orwell imaginó.
    Aquí vive gente a primera vista normal, una mujer cercana a la treintena de nombre Aomame, que se dedica a enseñar defensa personal en un centro deportivo y acude a las casas de sus clientes para hacer ejercicios musculares cuando es necesario, y por otro lado está Tengo, también cercano a esa edad, un hombre fuerte, un genio de las matemáticas desde pequeño y escritor asiduo, pero que, por ahora, no ha conseguido publicar ninguna de sus obras. Dos vidas a priori como las de miles de personas en ese 1984. Sin embargo, no todo es tan simple.

Aquí Haruki Murakami divide la acción en dos focos (y más adelante en tres), por un lado podemos leer la historia de Aomame y por otro la historia de Tengo. Así pues, sus historias se irán intercalando, profundizándose, explayándose y contrayéndose hasta llegar a unos elementos comunes, a un punto común. Aomame es la que abre esta trilogía, en los primeros compaces nos la encontramos dentro de un taxi, esperando. Llega tarde a una cita muy importante, va vestida con su único traje y tacones. Aquí las cosas suceden sin que nos demos cuenta, los detalles a los que menos damos importancia en nuestra vida cotidiana son los que importan. Casi toda acción conlleva una respuesta, aunque sea lejana. Aomame decide bajarse en mitad de la autopista por la recomendación del taxista, solo tiene que caminar un tramo de la autopista y bajar unas escaleras de emergencia. De repente empieza a acordarse de una amiga que perdió hace tiempo. Tras una serie de arreglos, consigue llegar a su destino. Tiene que hablar con un hombre, un hombre que ha hecho algo realmente malo, tiene que ponerle fin. En otras palabras, tiene que matarlo. ¿Os acordáis? No todo es tan simple.
       Y es que Aomame a parte de ser una instructora de un gimnasio tiene un trabajo puntual muy curioso, mata hombres. Hombres que han cometido crímenes atroces según su punto de vista y el de la persona que le manda hacer esos trabajos. Esos hombres tienen que ser eliminados, bajo cualquier precio. Su historia transcurre al principio de forma sencilla, la seguimos durante su día a día. Ella nos cuenta sobre su amiga muerta, a veces, sobre su pasado. Un pasado que aunque le cueste, acepta que forma parte de ella, y que no hay nada que hacer. Sin embargo, aunque su historia sea la más "tranquila", ella es la indiscutible protagonista de 1Q84.

Don’t you see? You and he might never cross paths again. Of course, a chance meeting could occur, and I hope it happens. I really do, for your sake. But realistically speaking, you have to see there’s a huge possibility you’ll never be able to meet him again. And even if you do meet, he might already be married to somebody else. He might have two kids. Isn’t that so? And in that case, you may have to live the rest of your life alone, never being joined with the one person you love in all the world. Don’t you find that scary?

La historia de Tengo es más completa. Hay más movimiento. Hay más personajes involucrados (o quizás simplemente sea mi simple opinión). Conocemos a Tengo cuando tiene uno de sus ataques. Aunque no es un ataque exactamente, es un recuerdo que le asalta, una y otra vez, con una nitidez casi absoluta y que le lleva atormentando desde hace años. Le acompaña en ese momento su "editor" Komatsu, que trabaja para una editorial y forma parte del jurado del premio a los jóvenes talentos -realmente no me acuerdo del término en español, puesto que lo leí en inglés-. Los dos hablan de una obra, una obra que ha destacado por encima de todas las demás. La crisálida del aire. Escrita por una joven de diecisiete años de edad, muy peculiar, inigualable, rara. Le cuesta hablar, solo dice palabras concretas, con el mismo tono, siempre. No parece que sepa expresar sus sentimientos, su cara no los refleja al menos, solo sus ojos, lo absorben todo, lo estudian todo. A veces parece que pueda desnudarte el alma.
       Sin quererlo o sin esperarlo, Tengo se verá envuelto en una historia bastante compleja. Una historia que comenzará justo aquí, con una petición de Komatsu, con su primer encuentro con Fukaeri, y que tendrá mucho que ver con La crisálida del aire (libro que obsesionará a muchos de los personajes de la novela). Y es que Tengo tendrá que reescribir la novela que ha escrito Fukaeri, darle forma, sacar lo mejor posible de ella para que pueda llevarse el premio en el que Komatsu es parte del jurado, repartiéndose después la pasta. Cada uno de los personajes envueltos en esta peligrosa acción tendrán sus propios motivos (muchas veces ocultos, otros tantas evidentes, pero que tomarán un camino inesperado). 

Aomame por su cuenta y Tengo por la suya, dos personajes que habitan en el mismo mundo, un mundo que ha dejado de ser el que ellos conocían en algún momento. Un mundo en el que cuando se pone el sol, salen dos lunas. Aomame es la primera en darse cuenta que hay cosas que no cuadran, cosas que se le escapan, que hay cosas de las que no se acuerda. Es también la primera en ser atacada por la otra parte. Como si de un combate se tratase, los malos intentarán ponerle fin al mecanismo que se ha puesto en marcha, mientras que nuestros protagonistas intentarán sobrevivir. Salir con vida. O no renunciar al menos, no aún. 
    Gente que se escapa de su antigua vida y decide empezar de cero. Gente que se le une y decide seguirles, convirtiéndose así en una comunidad. Una comunidad que crece y que empieza a funcionar por su cuenta, un futuro que no sale como uno se lo imaginaba en el primer momento. Y una historia un poco sobrenatural detrás. Estos son los momentos claves de la otra parte de 1Q84, la parte a la que se tienen que enfrentar Aomame y Tengo, la parte que tiene más componentes de realismo mágico tan característico en Murakami. La little people, el Líder, los "antagonistas" de la historia tienen sus propios motivos para hacer lo que hacen también. 



Pese a que la historia se divida en tres partes, -hay momentos que resultan un poco más atractivos que otros- en general, 1Q84 mantiene un ritmo regular, constante. Aunque parece que no haya pasado gran cosa en un capítulo, realmente hemos dado otro paso más hacia delante. Otro de los mayores atractivos de este libro (o libros) dejando atrás la estructura, su complejidad, el estilo del autor o la caracterización (magistral) de todos sus personajes (tanto principales como no) es la escondida historia de amor. Enterrada en lo más profundo de sus páginas, puesto que en un principio tan solo sabemos que para Aomame existió alguien hace mucho tiempo, y Tengo tiene su propia historia con una mujer que está casada. Y es que una de las partes más maravillosas de la trilogía es ver cómo Murakami logra transmitirte a ti los sentimientos de sus protagonistas pero sin plasmarlo en palabras que salgan a través de sus labios, tan solo lo sabes, lo notas, y te parece lo más normal del mundo.
    Aquí se habla de una historia de amor que es capaz de cambiar el mundo que nos rodea, que nos impulsa a seguir delante, que nos mantiene vivos, esperando el momento perfecto para dar el paso o esperar a que las casualidades existan. Murakami ha escrito quizás una de las historias de amor más bonitas que he leído. Y eso ya es motivo suficiente para leerlo de nuevo. Comunidades religiosas, personajes perdidos, retorcidos, motivos ocultos, y un montón de recuerdos, algunos más bonitos que otros, son tan solo algunos de sus otros atractivos. Por lo tanto, si no lo habéis leído, es un buen momento para hacerlo. 

Publicado originalmente en Generación no perdida

Se encuentra en , , , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

2 Responses to 1Q84 - Haruki Murakami

  1. ¡Hola!:D
    Me ha encantado tu reseña, Murakami es de mis escritores favoritos pero este libro aún no lo he leído (lo empecé pero lo dejé a las 100 y poco páginas) porque todavía no he leído el de Orwel y me temo que hasta que lo haga seguirá en mi estantería >-< Muchas gracias por tu opinión me quedo con más ganas de las que tenía :3
    Un besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Realmente el de Orwel lo puedes leer después, yo lo decía porque creo que en verdad es mejor conocer la historia y luego ponerse a leer 1Q84 porque Murakami se inspiró en algunas cosas (cosas bastante importantes) para hacer este libro. Me alegro mucho de que te haya gustado la reseña ^^

      Eliminar

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com. Header pertece a HazukiRokudo