Futu.re - Dmitry Glukhovsky



Voy a confesarlo, es la segunda vez que escribo sobre este libro. Mi primera opinión, algo caótica y llena de elogios (que por alguna razón me parecía que no terminaba de hacer justicia a su contenido) la podréis leer pronto en algún momento en Goodreads. Esta es la segunda versión. La versión concentrada, la light, la que intentará ir al grano del asunto (aunque lo podría resumir en una sola palabra). Tengo que confesar también que me he enamorado de este libro con el segundo asalto, poco a poco, con todos los sentidos atentos, esperando, ansiando ver qué oscuro acto horripilante le pasará al protagonista a continuación, descubriendo su pasado, siendo incapaz de vislumbrar su futuro. 
    Dmitriy (ya que la versión correcta del nombre se escribe así), nos presenta a lo largo de sus seiscientas y pocas páginas una novela completa, compleja y cuasi perfecta. No voy a decir qué me ha faltado para amarla totalmente (quizás hable de ello en la futura versión extendida). Pero tengo que señalar que probablemente no me enamoraba tanto de un personaje desde Kvothe. Hay que tener claro que esta no es la primera vez que el autor logra sorprender a sus lectores, y es que si no le habéis ubicado ya, se trata del mismo hombre que escribió Metro 2033. Pero volviendo poco a poco a la que nos ocupa, Furure me ha sorprendido, cautivado, me ha tenido atrapada durante horas, rondando, devorando mi cabeza a lo lejos, mientras yo estaba intentado hacer lo establecido, aunque todo lo que deseaba era dejarlo todo y seguir dejándome llevar por la historia de Yan, y qué historia. 

El principio es un tanto simple, sencillo quizás. Aquí ya veremos los primeros rasgos de su personalidad. Su claustrofobia, su odio hacia la sociedad, la envidia enmascarada por tan solo un leve trago de libertad, el aire real de nuevo. Y es que cuando casi la totalidad de la humanidad tiene que vivir en unas condiciones precarias, con un espacio personal limitado y una comida sintética sin posibilidad alguna de probar un trozo de carne de verdad desde hace decenas de años, es normal que el odio hacia los que sí pueden hacerlo se sobreentienda por sí solo. Resulte palpable, implícito. Casi lo puedes sentir en tu propia piel, quemándote también a ti por dentro.
   Pero esto tan solo una de las tantas características de ese futuro. Lo realmente impactante es que nos encontramos en el siglo XXV, y los humanos han conseguido lo que otros han estado soñado durante años, la inmortalidad. Dios ya no es nadie para ellos, todos ellos son sus propios dioses ahora. Pero lo cierto es que han tenido que pagar un precio demasiado alto según algunos, pero son pocos los que aún recuerdan lo que era el verdadero amor, el incondicional, el de poner a disposición todos los medios que tienes a tu alcance para proteger y hacer feliz a otra persona: el amor por los hijos. Y es que en Future cuando alguien quiere tener un hijo tiene que registrarlo obligatoriamente, de tal modo que al hacerlo tiene que asegurarle un lugar en este mundo. Un precio demasiado alto para algunos de todos modos, por lo que muchos intentan no hacerlo, esconderse, desaparecer. Hay lugares especiales para ello aquí.

Aquí es cuando entra en juego nuestro protagonista, y es que él forma parte de un grupo que se conoce como los Inmortales, encargados de dar a veces casi verdadera "caza" a los infractores, ejerciendo las leyes establecidas y sujetos ellos mismos a otras tantas normas. ¿Lo mejor de todo? Nadie sabe quiénes son realmente. Se esconden. Usan caretas. No existen. Puede ser cualquiera. Quizás para algunos sean los malos. Los que destruyen la paz, los que acaban con ese verdadero amor. Los que traen sufrimiento y dolor.  Pero el trabajo de Yan es tan solo una pequeña parte de su historia, aunque sí que juega un papel fundamental en la misma. Él no podría existir sin esa parte de su vida, no sería el mismo. No es tan solo una parte de él ya, es prácticamente su vida entera. Piensa que no hay otro camino, que la vida es esto. Un poco de alcohol y pastillas para no soñar, nada más. Pero a veces llega alguien a tu vida, sonríe un poco, te muestra sus heridas, y te llega, a algún lugar que tu mismo ignorabas, y pone tu mundo patas arriba. Ya nada es lo que era. Las cosas pierden su significado, el mismo objeto que tanto guardabas en tu refugio no te importa que sea destruido si es ella la que lo hace. Menos si lo hace mientras sonríe. 
     Alguien en Goodreads dijo una frase que me pareció muy acertada, decía que se trata de una historia de amor sí, pero para chicos. Y una vez acabada la novela estoy de acuerdo con él. Los hombres aman a su manera, a veces a la desesperada, protectora, se entregan en la totalidad, con cada partícula de su ser, lo dan todo, pero muchas veces la chica se sigue escapando entre sus brazos por mucho que intente retenerla, suplicarla, darle una segunda oportunidad, una opción, un futuro, una mano tendida. Pero ciertas historias de amor deberían venir con una advertencia, una segunda opinión, una opción de que alguien te arrastre a la fuerza hacia atrás. O yo qué sé, que te den con una silla en la cabeza al menor indicio que se te vaya a ir la cabeza totalmente. Que ya no serás el mismo de antes. Esta es una historia de amor peligrosa, violenta (para él), de esas que suceden lentamente, se cuecen a fuego lento mientras piensas lo loca que está la chica que va sentada a tu lado en el tren, pero también un poco de ver algo especial en alguien a primera vista. Un rasgo que llama tu atención, una expresión, una forma de comportarse. No hay un salto brusco, todo sucede a su ritmo, un paso tras otro, un acto tras otro. Casi te enamoras tu también. La mejor parte es la desesperación que uno acaba sintiendo como suya propia. 

También  lo bueno que tiene es lo duro y crudo que resulta a veces, las escenas de violencia constante, los llantos, el miedo y la impotencia ante ciertas situaciones. Pero también es un libro inteligente, es capaz de retratar a la perfección  dos (y quizás hasta tres) puntos de vista diferentes, darle la vuelta al asunto, de explicar el por qué tu forma de verlo es distinta a la mía. Enfoca lo correcto en el momento correcto, de la forma correcta además. El estilo es fluido, constante, bello, masculino. Yan es un personaje perfecto dentro de sus imperfecciones. Resulta una verdadera lástima que uno no se lo pueda encontrar por la calle, aunque el mundo está por otro lado lleno de personajes como él. La historia se cierra de un modo inesperado, curioso (quizás previsible para muchos), pero sabes que es lo correcto (o quizás no, eso depende de las opiniones sobre el asunto de cada uno). Decir que me ha gustado es quedarme muy corta. Casi demasiado. Por ahora tiene ya asegurado un hueco en el rincón de lo mejor que he leído este año. Gracias por este libro, señor Glukhovky. 

   .5

608 páginas / Minotauro / 24.90€
En el siglo XXV, la humanidad ha alcanzado la inmortalidad gracias al agua viva, el agua vital que se reparte de manera gratuita entre la población de la Europa Unida. La muerte ya no existe, pero la superpoblación ha convertido en limitados algunos recursos, como el aire y el espacio. En dicho mundo, cuando una persona quiere tener un hijo debe administrarse una inyección de vejez para morir y dejar lugar a su sucesor. Naturalmente, hay quien intenta tener hijos de manera clandestina y conservar la inmortalidad. La Falange es la organización policial encargada de perseguir a estos disidentes.Yan es uno de los Inmortales, como también se conoce a los miembros de la Falange. Un día recibe un singular encargo: asesinar al número dos de una formación política clandestina que lucha por el derecho de los ciudadanos a tener hijos libremente.

Se encuentra en , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

3 Responses to Futu.re - Dmitry Glukhovsky

  1. Me lo acabo de apuntar en la wishlist porque para no hacerlo con esta pedazo reseña. No conocía el libro hasta que te vi a ti comentándolo en goodreads (vamos, creo que eras tú xD) y tampoco he leído nada del autor, pero tiene muy buena pinta por lo que dices y si te gustó tanto seguro que merece la pena. Así ahí queda apuntado. Ahora, 25€ duelen mucho u_u

    ResponderEliminar
  2. Ostras! Con qué ánimos hablas de esta novela! Lo cierto es que la tenía vista, pero si te soy sincero no le había prestado mucha atención… hasta ahora. Y es que tu capacidad para venderla ha superado con creces mi empeño por ignorarla.

    Ese futuro que plantea la novela es algo terrible. Sin embargo, gastaré mi tiempo en ver qué recovecos esconde un mundo donde ser inmortal es la norma y, no serlo, el delito.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Jo, lo has puesto tan bien y se te veía tan emocionada por twitter cuando lo leías que me lo apunto sin duda, más ahora que me he picado con la ciencia ficción ;)
    Un beso muy fuerte!!

    ResponderEliminar

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com. Header pertece a HazukiRokudo